martes, 6 de junio de 2017

La odiosa grasa localizada y otras historias de mujeres “normales”

No me gusta utilizar la palabra “normal” porque su significado acepta tácitamente que todo aquello que no va acompañado de este adjetivo/sustantivo es “raro” o “diferente”. Podríamos hacer una larga disertación sobre quién decide lo que es aceptado socialmente como “normal”, pero de lo que quiero hablaros es del 90% de la población femenina (y también masculina) de este planeta.  

De las que tienen celulitis, de las que no están siempre perfectas, de las que llegan al trabajo con la cara lavada por falta de tiempo, de las que tienen michelines, de las delgadas pero con barriga, de las que visten una talla 36 pero su piel ha dejado de ser tersa, de las que tienen granitos y manchas, de las que se inflan por los procesos hormonales y por supuesto, de las que acumulan sobrepeso, porque a nadie (o a casi nadie) le amarga un dulce. 

La mayoría de las veces seguir una dieta saludable ayuda a perder el peso que nos sobra y asumir hábitos y rutinas sanas, pero no siempre nos ayuda a sentirnos más a gusto con nuestro cuerpo. La presión social y publicitaria nos ha hecho creernos que ser perfectas es posible, pero a estas alturas de la película ya os digo yo que la perfección no existe y quien la venda, miente. 

No podremos alcanzar la perfección, pero podemos conseguir que nuestros cuerpos sean mucho más bellos gracias a los complementos nutricionales y los nutricosméticosLa línea Diet Clinical acaba de lanzar al mercado el producto REDUFAT, que favorece la eliminación de la grasa, reduce el volumen del tejido graso y contiene Sinetrol®, ingrediente testado científicamente y que se extrae de cítricos mediterráneos (naranja y pomelo). Este complemento es ideal para combatir la grasa localizada (abdomen, flancos, caderas...). Además es muy fácil de tomar, basta con ingerir 2 cápsulas al día con las principales comidas. 

No seremos perfectas, pero somos naturales.  




viernes, 5 de mayo de 2017

Baños de sol en Primavera



Dicen que el mejor método antiarrugas es un buen foto protector solar, así que en este mes de Mayo que acabamos de comenzar deberíamos fijar nuestra vista en las cada vez más cercanas sesiones de sol y playa. Es un hecho que a todas las pieles les sienta fenomenal lucir más morenas y que esta época, la primavera, es la mejor para comenzar con nuestro bronceado. 

Lo principal es utilizar un foto protector adecuado a nuestro tipo de piel y tener muy en cuenta que la única diferencia entre una crema de factor 15 y una de factor 50 es el tiempo que nos protege de los rayos solares. A una piel morena el protector 15 puede servirle durante 1 hora y sin embargo a una piel clara sólo la protege durante apenas media hora. Por eso es tan importante repetir continuamente su aplicación.

Todos queremos ponernos morenos cuando llega el buen tiempo, pero muchas veces nuestro tipo de piel ralentiza el proceso. La solución NUNCA es arriesgarnos a tomar el sol sin protección o disminuir las aplicaciones de la crema protectora, esto no hará más que irritar y dañar tu piel. Entonces, ¿cómo ponernos morenos de forma sana y relativamente rápida? NK SUN es la solución. Este complemento alimenticio de la firma de nutricosméticos Nutrikosm propone un tratamiento continuado durante los meses de exposición solar a base de cápsulas con ingredientes naturales que potencian la producción de melanina en tu piel. Para conseguir los mejores resultados, lo mejor es comenzar a utilizar NK SUN 15 días antes de la primera exposición solar y hasta 15 días después de terminar la temporada de sol y playa.

Una piel sana, es una piel bella, tenga la tonalidad que tenga.

martes, 11 de abril de 2017

OBJETIVO: PIERNAS LIGERAS



Con la llegada de la Primavera comenzamos a destapar tímidamente nuestros cuerpos. Es época de dietas y de “operaciones bikini”,  de cambios de armario, alergias y astemia primaveral. Y es que el cambio de horario nos regala más tiempo de luz, pero también nos recuerda que el verano se acerca: es tiempo de lucir palmito y… de enseñar las piernas. Unas piernas blancas, sin brillo y aletargadas tras meses escondidas tras gruesas medias y pantalones. Pero esto no es lo peor, las temperaturas se incrementan y es cuando hace aparición el denominado efecto “piernas cansadas”. El calor produce que las venas de las extremidades se dilaten dificultando la circulación y provocando pesadez.

Los síntomas del efecto “piernas cansadas” son fácilmente reconocibles: hinchazón, sensación de calor, picores, calambres e incluso en algunos casos extremos provoca celulitis. Es algo común a todos los grupos de edad y de género, aunque se pueden ver agravados en personas que por su profesión deben pasar largos periodos de tiempo de pie y durante la menstruación en el caso de las mujeres.

Estos síntomas también se disparan en los siguientes casos:


  • Personas obesas, ya que sus piernas deben soportar más peso de lo habitual provocando hinchazón. 
  • Dietas ricas en sodio, ya que la sal ayuda a la retención de líquidos.
  • El sedentarismo. Si no practicamos deporte es habitual que se acumule líquido alrededor de los músculos.
  • Embarazo. El útero presiona el sistema intravenoso provocando retención de líquidos.

-          
El efecto “piernas cansadas” puede “atacar” a cualquiera del común de los mortales y poco podemos hacer para evitarlo. Deporte, vida sana y una buena alimentación son la clave, aunque a veces incluso así, es inevitable. Para conseguir vencer la pesadez en las piernas Diet Clinical ha lanzado al mercado el complemento alimenticio “Piernas Ligeras”, que incluye 14 viales para tomar diluidos en líquido (agua o zumo). Su sabor es de arándano y está compuesto a base de extractos vegetales que favorecen la circulación.
 
¡Dile adiós a las piernas hinchadas esta Primavera!


jueves, 2 de marzo de 2017

LA FIEBRE DE LOS VEGGIES



Un retorno a lo natural. Así de simple y así de efectivo. La última década se ha caracterizado por una apuesta decidida de las marcas y de los individuos por un regreso a la alimentación natural de antaño, las cosas hechas en casa y la vida sosegada. Podríamos decir que se ha impuesto el sentido común, aquel por el que solían guiarse nuestros abuelos y que nosotros, presos de la vida moderna, habíamos olvidado.
 
Y de lo primero que nos deshicimos fue de la alimentación saludable, cegados por la comodidad y las grasas saturadas del fast food. Atrapados en las venenosas redes de los azúcares refinados nos dejamos llevar por unos hábitos dañinos y perjudiciales para nuestra salud. Pero la llegada de las vacas flacas a nuestra economía nos devolvió nuestro tesoro más preciado: el apego por lo natural, con las ventajas de un mundo en constante evolución tecnológica. Precisamente esta evolución nos permite disfrutar de los componentes beneficiosos de algunos ingredientes sin la necesidad de consumir el producto en sí. 

Colágeno, magnesio, calcio… Componentes vitales para el correcto funcionamiento del organismo que se pueden tomar a diario cómodamente, diluidos en zumos naturales, agua o leche. También hemos descubierto las bondades de la proteína vegetal, dejando al margen las que tienen origen animal, en su mayoría procedentes de carnes de ganado que posiblemente ha sido hormonado en granjas insalubres.

El uso de la proteína que procede de los vegetales ya no es algo exclusivo de los vegetarianos y veganos, la sociedad ha entendido los beneficios que aportan estos nutrientes y, de hecho, cada vez más personas apuestan por una alimentación verde, alejada de las proteínas animales. Una auténtica fiebre por este tipo de productos que nos ha convertido en auténticos veggies.

Es de suma importancia el consumo de proteínas para nuestro organismo, por eso en aquellas dietas en las que se prescinde de los alimentos de origen animal es de suma importancia incluir complementos que aporten este nutriente. Nuestro producto Veggie Protein, se basa en las proteínas del guisante, con un sabor neutro, apto para los paladares más delicados. Asimismo, nuestra mezcla de proteínas de guisante, arroz y cáñamo de la nueva línea Slow Diet, hace las delicias de los amantes de la cocina verde.

Vive en verde, y vivirás más y mejor.